5 TIPS PARA COMBATIR LA HIPERTENSION

Según las autoridades sanitarias, la presión arterial recomendada para un adulto debe ser inferior a 140 mmHg (sistólica) y 90 mmHg (diastólica). En el 90% de los casos, la causa de la hipertensión es desconocida, si bien una serie de factores, como los malos hábitos alimentarios, el sedentarismo o la ingestión excesiva de alcohol incrementan el riesgo de padecerla.

En el resto de los casos, la hipertensión arterial está ligada a una enfermedad conocida, generalmente asociada a un problema renal. Existe además una indudable predisposición genética. Si ambos padres padecen hipertensión, es muy probable que sus hijos la desarrollen.

El mismo estrés que supone que el médico o la enfermera nos tomen la tensión puede hacer que ésta aumente; es un problema que los médicos denominan hipertensión lábil. Por lo tanto, deben realizarse varias tomas de tensión arterial antes de diagnosticar hipertensión.

Aunque está menos claro que el estrés y la ansiedad crónica produzca por sí solos hipertensión arterial crónica y no sólo subidas momentáneas de la tensión arterial, no parece descabellado pensarlo. Sabemos que la hipertensión arterial favorece la arteriosclerosis (depósito de grasa en las paredes arteriales).

Algunos cardiólogos sostienen que una activación prolongada de la reacción de lucha o huida puede producir picos de tensión elevada sostenidos en el tiempo, que serían suficientes para favorecer la arteriosclerosis, y por lo tanto, el endurecimiento y pérdida de flexibilidad en las paredes arteriales.

Esto a su vez favorecería la hipertensión crónica. Además, la hipertensión es una enfermedad de las sociedades desarrolladas de consumo. Algunos científicos conjeturan que el estrés de la vida cotidiana en las sociedades occidentales favorece que la tensión arterial sea más elevada que en otras sociedades.

Si la tensión arterial es más alta en la población en su conjunto, entonces habrá más personas que crucen el umbral de la hipertensión. Sin embargo, es también cuestionable la opinión sobre la vida en una sociedad primitiva, ya que también estaríamos rodeados de un entorno hostil, enfermedades y depredadores. Pero el hombre antiguo también tenía otro tipo de dieta alimenticia, y además no existía la contaminación ambiental o el sedentarismo, como en las sociedades actuales.

Si usted quiere reducir el riesgo que corre de padecer cualquier problema cardiovascular, es necesario que baje su tensión arterial para no sufrir problemas circulatorios que sean el desencadenante de otros tipos de enfermedades.

5 TIPS PARA COMBATIR LA  HIPERTENSION

Aunque la hipertensión no se cura, puede mantenerse bajo control si aplicamos las siguientes 5 recomendaciones:

  1. Reduzca o elimine la ingesta de sal.
  2. Elimine el sobrepeso. Su porcentaje de grasa corporal no debería ser superior al 23%, para no ejercer una presión extra en su sistema arterial.
  3. Controle la ingesta de carbohidratos. Consumir en exceso carbohidratos de bajo índice glucémico , como los azúcares, dificultarán cualquier proceso de reducción de peso y además podrían potenciar su problema de hipertensión.
  4. Haga ejercicio regular. Además de favorecer la tensión arterial, las paredes de su corazón se verán beneficiadas y su organismo podrá desintoxicarse a través de la transpiración. Si nunca realizó ejercicio, comience de a poco. Es un hábito saludable, aunque debe complementarse con una dieta sana para que sea realmente efectiva.
  5. Aprenda técnicas de relajación y meditación. El stress es uno de los principales responsables del deterioro de nuestro sistema circulatorio. Y su calidad de vida se verá recompensada.

¿Conoces otro tip útil que quieras compartir?

5 TIPS PARA COMBATIR LA HIPERTENSION 3.50/5 (70.00%) 2 votes